Ensaladas, ¡imposible aburrirse!

Pocos platos hay tan versátiles como una ensalada. Es imposible aburrirse de ellas porque con sólo cambiar un ingrediente su sabor cambia por completo. Si quieres disfrutar de ensaladas originales te dejamos unos sencillos trucos que te ayudarán a preparar un plato delicioso y saludable. 

1. Pon una buena base de verduras, que pueden combinarse entre sí.

2. Añade una fuente de grasas saludables como el aceite de oliva virgen extra, frutos secos o aguacate.

3. El orden en el que deben incluirse los alimentos también es muy importante. Coloca los alimentos más acuosos en primer lugar y deja arriba los más secos. Primero, pondremos las verduras (hojas verdes,  verduras y hortalizas: cebolla, pepino, pimiento…) y después, todos los extras que queramos añadir.

– Escurre bien las hojas verdes, que son el ingrediente más húmedo.

– Si vas añadir verduras y hortalizas crudas: tomate, pepino, cebolla, pimiento… es importante que las cortes en trozos de tamaño similar. 

– Los ingredientes que más pesan como frutos secos, legumbres, aceitunas, trocitos de queso etc. Siempre es mejor añadirlos a última hora.

Con estos sencillos consejos disfrutarás de una buena ensalada seguro. Aunque puedes prepararla como más te guste de dejamos un listado de las ensaladas más famosas que te ayudarán a inspirarte.

Ensalada Mixta

La ensalada mixta es un plato tradicional de la cocina española, aunque también se puede encontrar diferentes versiones en otros países. Esta se hace a base de lechuga y, aunque puede llevar una gran variedad de ingredientes, el tomate y la cebolla son imprescindibles. A partir de estos ingredientes, a la ensalada mixta se le puede añadir maíz, zanahoria, aceitunas, remolacha, pepino, huevo duro o atún, entre otros.

Ensalada César

La ensalada César debe su nombre al restaurante en el que fue inventada, en Tijuana, México. Ceasar Cardini creó este plato en un intento de utilizar los restos de comida durante un día muy concurrido en su local. La versión original de la ensalada lleva lechuga romana, queso parmesano y yema de huevo crudo, pero hoy en día se suele hacer con cubos de pan tostado, tocino crujiente y un aderezo cremoso que muchas veces lleva anchoas.

Ensalada Griega

La ensalada griega está elaborada con los alimentos más básicos de la región. Es un plato muy típico de verano para la zona, ya que se utilizan ingredientes de temporada. La verdadera ensalada griega no lleva lechuga, sino que se hace con tomate, pepino, aceitunas negras, cebolla, queso feta, aceite de oliva virgen extra, vinagre de vino tinto, orégano y sal. Sin embargo, se pueden hacer muchas versiones de este plato tradicional.

Los dulces de cuaresma mm…

Uno de los motivos por el que estamos deseando que llegue la Semana Santa es que es el momento de disfrutar de muchos dulces típicos de estas fechas. A lo largo de nuestra geografía son muchos y variados, ¿cuál es tu favorito?

Las tradicionales torrijas, un postre que adora todo el mundo. 

La mona de pascua. Tiene gran tradición en todo el Levante y, como su nombre indica, se toma al finalizar la cuaresma. Tradicionalmente el padrino regala la mona a su ahijado el Domingo de Pascua, después de misa. El Lunes de Pascua, además, es tradición que se reúnan dos o tres familias o un grupo de amigos y que vayan a comer la mona juntos a algún lugar.

Buñuelos. También es tradicional tomar en Semana Santa lo que en tiempos se conocían como “frutas de sartén”. Los buñuelos de cuaresma que se diferencian de otros en que la masa se aromatiza con vino blanco, la ralladura de algún cítrico y anís en grano o matalahúga.
Pestiños. ¿Sabías que es un dulce andaluz que se consume tanto en Navidad como en Semana Santa?. De nuevo estamos ante otra variedad de “harina frita”, en este caso con aceite de oliva y miel.  

Aquí os dejamos una receta sencilla para preparar unas deliciosas torrijas:

Para 20 unidades

  • 20 rebanadas de pan de ayer (puede ser pan especial para torrijas)
  • L1 de leche 1
  • 100g Azúcar 100 g
  • Canela en rama 
  • Aceite de oliva 
  • 2 Huevos 
  • Azúcar para rebozar
  • Canela molida para rebozar

1. Infusionar la leche con el azúcar, la rama de canela y la piel del limón, quitando bien la parte blanca para que no amargue.

2. Cuando comience a hervir, lo retiramos del fuego, tapamos y esperamos a que se enfríe.

3. Empapa bien las rebanadas de pan  dejándolas a remojo durante una hora o hasta que absorba toda la leche.

4. Bate los huevos en un recipiente hondo, pasa las rebanadas de pan por ambas caras y fríelas en abundante aceite de oliva bien caliente, volteando para que se doren por las dos caras.

5. Escurre bien las rebanadas y ponlas en papel secante para quitar el exceso de aceite.

6. Añade azúcar y, si te gusta, un poco de canela en polvo a las torrijas y ya están listas para servir.