ROMANESCU, LA HORTALIZA MÁS MARCIANA

Su aspecto tan característico, que nos recuerda a la geometría fractal, hace que sea una de las hortalizas más originales de nuestro puesto. Su aspecto se debe a que es un híbrido entre brócoli y coliflor, y precisamente por esto, comparte muchas de las propiedades de estos dos alimentos. Es rico en vitaminas y minerales, destacando las vitaminas A y C y su presencia de ácido fólico, magnesio y fibra soluble.

Si el brócoli y la coliflor te resultan fuertes debes probar esta alternativa, con un sabor mucho más suave y una textura más tierna al paladar, además desprenden menos olor en su cocinado. Si estás a dieta esta es una de las comidas que no pueden faltar en tu menú semanal ya que no tiene nada de grasa y además es muy saciante. Se puede preparar de muchas maneras, al vapor, cocido, guisado, gratinado, en crema o hasta crudo en ensalada. Las posibilidades son infinitas.