UN PESCADO AZUL, BARATO Y LLENO DE PROPIEDADES

La caballa o verdel es un pequeño pescado azul típico de las frías aguas del atlántico. Se trata de un pez gregario que pasa los meses fríos en el fondo del mar y sube, en forma de banco, a la superficie en los meses más cálidos.

A pesar de su apariencia, se trata de un gran depredador, un pez omnívoro, que se alimenta de plantas y de pequeños crustáceos y moluscos, pero también de otras especies más pequeñas como anchoas y pequeñas sardinas.

Como buen pescado azul, la caballa es muy saludable, es fuente de ácidos grasos poliinsaturados omega 3 (que ayudan a dismuir los niveles de colesterol y triglicéridos), es rico en proteínas de alta calidad y en vitaminas del tipo B, sobre todo B12 (que contribuye al buen estado de nuestras neuronas y a la salud de los glóbulos rojos). Su cantidad de minerales también es importante, entre los que destacan el selenio, fósforo y potasio. Cabe destacar su bajo contenido en mercurio, tan presente en otros pescados azules de mayor tamaño. Por todo esto, se recomienda el consumo de pescados azules al menos una vez por semana.

La caballa o verdel, además de ser uno de los pescados azules más económicos es muy sabrosa y se puede consumir de multitud de formas. A la plancha, al vapor, al horno o en papillote. También es un pescado que se suele consumir crudo en forma de sushi, sashimi, ceviche o ahumado. En estos casos es recomendable congelarlo primero para evitar posibles intoxicaciones por anisakis.