¿Gazpacho o salmorejo?

Estos días en los que el calor aprieta apetece comer cosas ligeras y refrescantes. Por eso no puede faltar en vuestra mesa un delicioso gazpacho o salmorejo. 

Se trata de dos platos típicos de nuestra gastronomía veraniega que, además de ser frescos y deliciosos, son muy saludables porque nos aportan cantidad de vitaminas y nos mantienen hidratados.

¿Sabes cuáles son sus diferencias?

Ambos están elaborados sobre una base de tomate, pan, aceite de oliva virgen y ajo. Pero a partir de aquí el gazpacho incorpora otros ingredientes que hacen que su sabor y su textura sean diferentes: 

Gazpacho: tomate, pan, aceite de oliva virgen, ajo, agua, vinagre y otros vegetales al gusto: pimiento verde, pepino, cebolla…

Salmorejo: tomate, pan, aceite de oliva virgen, ajo y un poquito de vinagre. 

Como el salmorejo no lleva agua ni otros vegetales por lo que su textura es menos líquida. Menos sopa y más emulsión. El salmorejo se suele tomar acompañado por taquitos de jamón y huevo cocido. 

En el caso del gazpacho, su textura es más como una sopa fría y se puede tomar sólo o acompañarlo con verduras picadas, como cebolla, pepino, pimiento verde o daditos de tomate. 

Cualquiera de las dos opciones es sencillísima de elaborar y puedes guardarla fresca en la nevera. Os animamos a disfrutar de estos deliciosos platos durante estos días tan calurosos.