Las Fresas: rojas, dulces y deliciosas…

Rojas, dulces y deliciosas, las fresas son una de las frutas más antioxidantes, depurativas y ricas en vitamina C. 

Las fresas son un fruto conocido y amado por todos los públicos, tanto por los mayores como por los más pequeños. 

Crecen en una planta de hoja perenne llamada Fragaria durante los meses de mayo y junio. Son fáciles de cultivar, puedes intentarlo en tu terraza o balcón. Pueden soportar temperaturas frías de hasta 0ºC, aunque es recomendable mantenerlas protegidas del viento con una exposición al sol moderada y deben ser regadas con abundante agua.

Las fresas y los fresones son un alimento con un gran aporte de fibra y  vitamina C, que actúa como antioxidante y ayuda al fortalecimiento y desarrollo de dientes y huesos. Su cualidad depurativa y diurética, además de su bajo contenido en calorías, hacen de estas un alimento perfecto para dietas hipocalóricas.

Si bien las fresas están deliciosas si se comen solas, también se pueden acompañar de otros alimentos. Al ser una fruta tan versátil puede usarse tanto en platos dulces (postres) como salados (ensaladas).

Una forma deliciosa de tomar las fresas que les encanta a los niños (y a los mayores) es en batido. La preparación es muy sencilla, solo hay que lavar bien las fresas y cortarlas en dados. Se les añade un poco de azúcar y se dejan reposar hasta que suelten sus jugos. Una vez que esto ocurra le añadimos la leche y batimos todo bien. El resultado es un impresionante batido refrescante para disfrutar en los días calurosos.