La trucha, el pescado más navarro

La trucha es un pescado semigraso, rico en Omega 3, por lo que ayuda a controlar el colesterol y a cuidar nuestra salud cardiovascular.

A pesar de ser un pescado azul, no tiene mucha grasa, es el pescado azul con menos aporte en grasas y a cambio es rica en vitaminas y minerales muy beneficiosos para nuestra salud como:

  • Potasio
  • Selenio
  • Fósforo
  • Magnesio
  • Zinc
  • Hierro
  • Vitamina B12

Por lo que además de cuidar nuestro sistema cardiovascular, ayuda a fortalecer nuestros músculos y huesos. Navarra es tierra de truchas, se pueden encontrar tanto en los ríos de montaña como en los que surcan la zona media. Al ser un plato típico de nuestra gastronomía, existen muchas maneras de prepararla, aunque la más conocida es la “trucha a la navarra” (frita con jamón). Al ser un pescado con bajo contenido en sodio, el jamón le aporta un toque salado y sabroso que combina muy bien con su sabor suave. También se come cocida (zona del Bidasoa) o asada (más típico de Tierra Estella). Al ser un pescado con bajo contenido en sodio, el jamón le aporta un toque salado y sabroso que combina muy bien con su sabor suave. Pero estas no son sólo las únicas formas de comerla, la trucha se puede marinar con cítricos, hacerla en papillote o en salsa.