La trucha, el pescado más navarro

La trucha es un pescado semigraso, rico en Omega 3, por lo que ayuda a controlar el colesterol y a cuidar nuestra salud cardiovascular.

A pesar de ser un pescado azul, no tiene mucha grasa, es el pescado azul con menos aporte en grasas y a cambio es rica en vitaminas y minerales muy beneficiosos para nuestra salud como:

  • Potasio
  • Selenio
  • Fósforo
  • Magnesio
  • Zinc
  • Hierro
  • Vitamina B12

Por lo que además de cuidar nuestro sistema cardiovascular, ayuda a fortalecer nuestros músculos y huesos. Navarra es tierra de truchas, se pueden encontrar tanto en los ríos de montaña como en los que surcan la zona media. Al ser un plato típico de nuestra gastronomía, existen muchas maneras de prepararla, aunque la más conocida es la “trucha a la navarra” (frita con jamón). Al ser un pescado con bajo contenido en sodio, el jamón le aporta un toque salado y sabroso que combina muy bien con su sabor suave. También se come cocida (zona del Bidasoa) o asada (más típico de Tierra Estella). Al ser un pescado con bajo contenido en sodio, el jamón le aporta un toque salado y sabroso que combina muy bien con su sabor suave. Pero estas no son sólo las únicas formas de comerla, la trucha se puede marinar con cítricos, hacerla en papillote o en salsa.

 

 

Las legumbres, un súper alimento

Esta semana se ha celebrado el día Mundial de las Legumbres, una fecha que se conmemora el 10 de febrero desde el año 2019, de la mano de Naciones Unidas. Con esta celebración se quiere reconocer su valor y la importancia que tiene este alimento para nuestra salud. Muchos llegan a denominarlas como un súper alimento. ¿Sabes por qué?:

Las legumbres son un alimento con un alto valor nutritivo, son fuente de proteínas vegetales.
Son bajas en grasa y ricas en fibra.
Tienen un alto contenido en Hierro y Zinc
Son muy económicas.
Ayudan a mantener sanos los suelos para los cultivos.
Reducen el cambio climático y la huella ambiental. 

La familia de las legumbres es muy amplia. Podemos encontrar multitud de tipos de alubias, lentejas y garbanzos y el consumo de cualquiera de ellas es muy recomendable en todas las etapas de la vida. En el caso de las personas veganas es un alimento especialmente importante, debido a su aporte proteico.

Las legumbres forman parte de nuestra gastronomía desde el principio de los tiempos, y una vez cocinadas pueden disfrutarse frías o calientes y acompañadas casi de cualquier alimento. Así que un buen plato de legumbres es el mejor homenaje que podemos hacer a este alimento y a nuestra salud.

 

 

Febrero empieza lluvioso… ¡animémoslo un poco!

En febrero es Isidro Rábago quien nos sugiere disfrutar de esta deliciosa receta: Pollo y maíz crujiente con salsa cítrica.

Ingredientes:

2 pechugas de pollo
– mahonesa
– 1 naranja
– 2 claras de huevo
– kikos (maices)
– pan
– 1l de aceite de girasol
– sal y pimienta

ELABORACIÓN

Cortar las barras de pan en rodajas de 1cm de grosor, tostar en el horno y reservar. Picar los maíces con la batidora para obtener un polvo grueso.
Cortar las pechugas de pollo en tiras y salpimentar.
Batir las claras de huevo (no en exceso) e introducir las tiras de pechuga.
Rebozar las tiras con el polvo de maíz y reservar en la nevera tapadas con papel film 2 horas.
Mezclar la mahonesa con el zumo de naraja y dejar una textura de salsa semilíquida.
Freír las pechugas en aceite de girasol y sacar a papel absorvente.
Montar el pincho con la tosta de pan de base, la tira de pollo encima y la salsa cítrica cubriendo la pechuga.