La Flor que anuncia la Navidad

No hay duda que una de las imágenes que anuncian la llegada de la Navidad es la de la flor de pascua o Poinsettia. Esta pequeña planta arbustácea, que se llama flor, pero en realidad no tiene flor, es una de las más habituales en la decoración navideña de todo el mundo.

Su origen está en centroamérica, concretamente en México, donde era considerada símbolo de pureza y donde los primeros misioneros ya la utilizaban para decorar sus celebraciones navideñas, debido a que su momento de “floración” es en invierno. Como hemos dicho, en realidad no tiene flores, son algunas de sus hojas las que cambian de color, transformándose en un rojo brillante.

Su nombre, (Poinsettia) se lo debe al primer embajador de EEUU en México, Joel Robert Poinsett) que, además, era botánico y se enamoró de esta planta que exportó a su EEUU natal. Allí la convirtió en un regalo habitual para sus amigos y conocidos en la época navideña, que es cuando más bonita está.

Si quieres que tu flor de pascua o poinsettia te dure más allá de navidad hay que seguir una serie de cuidados. Es una planta de interior, que debes colocarla en un lugar luminoso pero lejos de corrientes y sin que le de la luz directa. También tienes que tener cuidado de que no esté muy cerca de una fuente de calor, ya que su temperatura ideal se encuentra entre los 16-21ºC. Será necesario regarla una o dos veces por semana, dependiendo del nivel de humedad de la estancia.

Curiosidad: aunque es más habitual encontrarla con sus hojas rojas, también puedes encontrarla con las hojas blancas, amarillas o incluso rosas.