La envidia: fresca, ligera, digestiva y ¡de temporada!

La endivia es una verdura que tiene tantos defensores como detractores, debido fundamentalmente a su característico sabor amargo. Lo que no deja lugar a dudas es que se trata de una de las verduras de temporada con más propiedades y menos calorías, ya que cerca del 95% de su composición es agua.

Ya los antiguos egipcios, griegos y romanos la consumían y se aprovechaban de sus propiedades ya que son ricas en vitaminas del grupo B, fibra y minerales como el potasio. El sabor amargo se lo proporcionan dos sustancias, la lactucina y la cumarina, que tienen grandes poderes antiinflamatorios. Debido a su bajo aporte calórico y su cantidad de fibra, su consumo está muy indicado para controlar el peso y la tensión.

Aunque aquí es costumbre comerla cruda también pueden consumirse a la plancha, braseadas o gratinadas al horno. Su sabor suave combina perfectamente con otros más fuertes como queso roquefort, anchoas, atún, o gratinados. Si las comes crudas en forma de “barquitas” puedes rellenarlas como más te guste.