Acelgas, que no te engañe su mala fama.

La acelga es una de las verduras con peor fama de nuestras huertas y es que si no está bien preparada puede parecer un producto soso y hasta un poco amargo. Sin embargo, aunque no esté de moda, es una de las verduras con más propiedades que puedes comprar y también es una de las más versátiles en la cocina.

De las acelgas se aprovecha todo, el tallo y las hojas y pueden prepararse:

  • Cocidas (teniendo cuidado que el tiempo de hervor no sea muy largo, se hacen muy rápido. Y mejor si se cuecen con poca agua y un poquito de sal)
  • Salteadas (las hojas, y las pencas si las cortamos finas, son deliciosas salteadas con un poquito de aceite.
  • Vapor, si quieres disfrutar de todo su sabor y quieres que mantengan todas sus propiedades esta es una buena opción.
  • Frita, sobre todo las pencas, que rebozadas, o incluso rellenas son deliciosas.
  • Cruda, en ensalada. Si está muy fresca, cruda también está deliciosa.
  • En puré, con patata o con muchas más verduras. Da un toque de sabor y color a los purés de verduras.
  • En tortilla, consiguiendo una cena completa y saludable.
  • Con legumbres, es el acompañamiento perfecto de garbanzos, alubias blancas…
  • Gratinada, también puedes probar a gratinarla en el horno.

Como veis, si las acelgas son sosas es porque no las preparamos bien.

Además, es una de las verduras con más propiedades:

  • Son ricas en vitamina C por lo que son antioxidantes y nos ayudan a absorber el hierro.
  • Tienen mucho hierro (aportan hasta el 50% de las necesidades diarias)
  • Son ricas en vitaminas A y E
  • También tienen muchos minerales como potasio, calcio, magnesio y ácido fólico.
  • Son ricas en fibra y bajas en calorías.

CURIOSIDAD: Las acelgas son un alimento mediterráneo que ya era consumido por griegos, romanos y árabes.