La Flor que anuncia la Navidad

No hay duda que una de las imágenes que anuncian la llegada de la Navidad es la de la flor de pascua o Poinsettia. Esta pequeña planta arbustácea, que se llama flor, pero en realidad no tiene flor, es una de las más habituales en la decoración navideña de todo el mundo.

Su origen está en centroamérica, concretamente en México, donde era considerada símbolo de pureza y donde los primeros misioneros ya la utilizaban para decorar sus celebraciones navideñas, debido a que su momento de “floración” es en invierno. Como hemos dicho, en realidad no tiene flores, son algunas de sus hojas las que cambian de color, transformándose en un rojo brillante.

Su nombre, (Poinsettia) se lo debe al primer embajador de EEUU en México, Joel Robert Poinsett) que, además, era botánico y se enamoró de esta planta que exportó a su EEUU natal. Allí la convirtió en un regalo habitual para sus amigos y conocidos en la época navideña, que es cuando más bonita está.

Si quieres que tu flor de pascua o poinsettia te dure más allá de navidad hay que seguir una serie de cuidados. Es una planta de interior, que debes colocarla en un lugar luminoso pero lejos de corrientes y sin que le de la luz directa. También tienes que tener cuidado de que no esté muy cerca de una fuente de calor, ya que su temperatura ideal se encuentra entre los 16-21ºC. Será necesario regarla una o dos veces por semana, dependiendo del nivel de humedad de la estancia.

Curiosidad: aunque es más habitual encontrarla con sus hojas rojas, también puedes encontrarla con las hojas blancas, amarillas o incluso rosas.

La envidia: fresca, ligera, digestiva y ¡de temporada!

La endivia es una verdura que tiene tantos defensores como detractores, debido fundamentalmente a su característico sabor amargo. Lo que no deja lugar a dudas es que se trata de una de las verduras de temporada con más propiedades y menos calorías, ya que cerca del 95% de su composición es agua.

Ya los antiguos egipcios, griegos y romanos la consumían y se aprovechaban de sus propiedades ya que son ricas en vitaminas del grupo B, fibra y minerales como el potasio. El sabor amargo se lo proporcionan dos sustancias, la lactucina y la cumarina, que tienen grandes poderes antiinflamatorios. Debido a su bajo aporte calórico y su cantidad de fibra, su consumo está muy indicado para controlar el peso y la tensión.

Aunque aquí es costumbre comerla cruda también pueden consumirse a la plancha, braseadas o gratinadas al horno. Su sabor suave combina perfectamente con otros más fuertes como queso roquefort, anchoas, atún, o gratinados. Si las comes crudas en forma de “barquitas” puedes rellenarlas como más te guste.

El pavo, una de las carnes light por excelencia

El Pavo es un alimento muy habitual en algunas culturas, y muy relacionado con la celebración y la fiesta, en algunos países,no puede faltar en una mesa en Navidad o en la tradicional celebración norteamericana de Acción de Gracias. Sin embargo es una carne ideal para introducir en nuestro menú diario. Esto es debido a sus propiedades:

  • Tiene muy pocas calorías (es perfecta en dietas de adelgazamiento)
  • Tiene un sabor suave (suele gustar a todos)
  • Tiene poca grasa y poco colesterol.
  • Aporta gran cantidad de vitaminas del grupo B
  • Puedes tomarlo aunque tengas el ácido úrico alto.
  • Tiene triptófano, un aminoácido que ayuda a controlar la serotonina y facilita el sueño.

Por eso, pese a su fama de producto soso o seco, es una carne perfecta para consumir cualquier día de la semana. Precisamente porque no tiene un sabor muy fuerte, es una carne perfecta para marinar, comer estofada o acompañada de alguna salsa.

Acelgas, que no te engañe su mala fama.

La acelga es una de las verduras con peor fama de nuestras huertas y es que si no está bien preparada puede parecer un producto soso y hasta un poco amargo. Sin embargo, aunque no esté de moda, es una de las verduras con más propiedades que puedes comprar y también es una de las más versátiles en la cocina.

De las acelgas se aprovecha todo, el tallo y las hojas y pueden prepararse:

  • Cocidas (teniendo cuidado que el tiempo de hervor no sea muy largo, se hacen muy rápido. Y mejor si se cuecen con poca agua y un poquito de sal)
  • Salteadas (las hojas, y las pencas si las cortamos finas, son deliciosas salteadas con un poquito de aceite.
  • Vapor, si quieres disfrutar de todo su sabor y quieres que mantengan todas sus propiedades esta es una buena opción.
  • Frita, sobre todo las pencas, que rebozadas, o incluso rellenas son deliciosas.
  • Cruda, en ensalada. Si está muy fresca, cruda también está deliciosa.
  • En puré, con patata o con muchas más verduras. Da un toque de sabor y color a los purés de verduras.
  • En tortilla, consiguiendo una cena completa y saludable.
  • Con legumbres, es el acompañamiento perfecto de garbanzos, alubias blancas…
  • Gratinada, también puedes probar a gratinarla en el horno.

Como veis, si las acelgas son sosas es porque no las preparamos bien.

Además, es una de las verduras con más propiedades:

  • Son ricas en vitamina C por lo que son antioxidantes y nos ayudan a absorber el hierro.
  • Tienen mucho hierro (aportan hasta el 50% de las necesidades diarias)
  • Son ricas en vitaminas A y E
  • También tienen muchos minerales como potasio, calcio, magnesio y ácido fólico.
  • Son ricas en fibra y bajas en calorías.

CURIOSIDAD: Las acelgas son un alimento mediterráneo que ya era consumido por griegos, romanos y árabes.

Filetes de sardina

Una manera diferente de comer sardinas

Las sardinas son un pescado azul de agua salada muy típico de nuestras costas. Con un sabor muy especial este pequeño pescado es uno de los más saludables que puedes consumir. Como buen pescado azul, es rico en proteínas de alto valor biológico y en ácidos grasos Omega 3 que son grandes aliados para luchar contra el colesterol y los triglicéridos.

Aunque las sardinas son un pescado de verano (de julio a octubre) todavía las puedes encontrar en el mercado. Para saber que están frescas y en su punto sólo tienes que fijarte en que tengan la carne firme, el ojo brillante y un buen color.

Puedes prepararlas de muchas maneras, fritas (enharinadas y bien sacudidas), a la plancha, en papillote, a la parrilla, marinadas o adobadas… además, combinan con multitud de alimentos, se pueden consumir solas, con arroz, pasta o en ensalada. Nosotros te proponemos esta deliciosa receta de Juan Carlos Fernández. https://mercadoermitagana.com/index.php/portfolio-item/filetes-de-sardina-y-manzana-reineta-aromatizados-a-la-sidra/

curiosidad: su nombre tiene su origen en la “costa Sardinia” de Cerdeña, donde era muy habitual encontrarlas.

Las aceitunas, más que un aperitivo.

Las olivas son originarias de Grecia pero enseguida se extendieron por el mediterráneo, tanto es así que se han convertido en el símbolo de la dieta mediterránea. Es muy fácil encontrar aceitunas en recetas tradicionales de nuestro país, así como ingrediente principal de muchos de nuestros aperitivos y entrantes.

Las aceitunas, además, tienen infinidad de propiedades. Tienen:

  • Minerales como fósforo, hierro, magnesio, potasio, sodio y yodo.
  • Son ricas en fibra, mejoran los procesos digestivos.
  • Son saciantes, ayudan a regular el apetito.
  • Gracias a su contenido en polifenoles y tiamina también ayudan a controlar la ansiedad y mejoran la memoria.
  • También son antioxidantes.

Las aceitunas se suelen conservar en sal muera, y se pueden aliñar o aromatizar con hierbas, ajos, limón… las versiones son infinitas. También se pueden rellenar, una vez deshuesadas, o triturar y comer en un delicioso tapenade.

En España hay multitud de variedad de aceitunas. Las más habituales son: hojiblanca, cacereña, gordal, aloreña, verdial, arbequina, empeltre, mollar, marona…

CURIOSIDAD: la única diferencia entre las aceitunas verdes y negras es su maduración. Las verdes se recogen entre los meses de septiembre y octubre y las negras, una vez maduradas, a partir de noviembre.

La verdura reina en ensalada

Si eres de la Ribera seguro que la has probado alguna vez, si no, ¿sabes lo fácil de hacer y deliciosa que está la ensalada de cardo? Vamos a explicarte como puedes hacerla.

Normalmente lo que más pereza da de esta verdura es lo costoso que es limpiarla. Sin embardo con un poco de paciencia preparas esta ensalada en un pis pas. Limpia bien los tallos (por los dos lados) para la ensalada es mejor si escoges las centrales que siempre están más tiernas. Una vez limpios, pártelos en trozos de unos 3cm de largo y córtalos en una juliana fina. Es importante que tengas preparado un bol con agua fría y hielos. Como es una verdura que se oxida puedes añadir al agua un chorrito de vinagre o un manojo de perejil fresco. Poco a poco el cardo se irá rizando. Cuando lo tengas, acláralo y sécalo. Ponlo en una ensaladera y aliñalo al gusto. Con un poco de ajo picado, aceite, vinagre, sal y un puñado de granada está deliciosa.

El cardo es un verdura de invierno, que ya se empieza a encontrar en las fruterías. Es un producto típico del recetario mediterráneo y muy habitual en nuestras huertas donde una larga tradición en su cultivo hace que el Cardo de Navarra sea uno de los más apreciados.

CURISIDAD: en Corella es habitual encontrar el cardo rojo, que se cubre con tierra para evitar que le de el sol, lo que le otorga un sabor con unos matices muy especiales.

Palometa: uno de los pescados más versátiles

Con una forma inconfundible, seguro que la has visto alguna vez en nuestra pescadería. La palometa es un pescado que, debido a su cantidad de grasa, podríamos catalogar entre los pescados azules. Su carne es muy sabrosa y admite multitud de técnicas de cocinado. Puedes comerla a la plancha, frita, guisada o asada. En Andalucía es muy típico comerla también adobada (al estilo del cazón).

En la cocina tienen una gran ventaja y es que combina con muchos alimentos, es habitual hacerlo con ajo y guindilla, tomate, pimientos, cebolla… y también es conocida la receta de palometa a la sidra. También puede encontrarse su versión ahumada, aunque lo más habitual es consumirla fresca.

La palometa tiene muchas propiedades. Ya hemos dicho que es un pescado algo graso, pero también es uno de los que más proteínas aportan a nuestro organismo. Además es rica en vitaminas del grupo B y nos aporta gran cantidad de fósforo y calcio.

Hay varios tipos de palometa, entre los que destacan la común (o palometa negra), la pintada (o pez mantequilla, la plateada o la roja.

CURIOSIDAD: Hay quien llama a la palometa castañeta, zapatero o japuta.