El sabor del mar en un pescado

Otoño es la mejor temporada para disfrutar de los salmonetes. Estos pequeños pescados de roca o fango, con un curioso color rosado-asalmonado son habituales en nuestros mares, los podemos encontrar tanto en el Mediterráneo como en el cantábrico. Por eso, no es de extrañar que sea fácil encontrarlo en muchas recetas de nuestra gastronomía.

Es un pescado pequeño, que vive en las rocas o en el fondo, donde se alimenta de pequeños moluscos y crustáceos, lo que le da un sabor muy especial. Aunque es uno de los pescados más sabrosos tiene muchas espinas por lo que hay que tener especial cuidado al consumirlo. Se puede prepara de muchas maneras, pero lo más habitual es cocinarlo a la plancha, frito o al horno, o en papillote.

No solo es recomendable su consumo por su sabor, también tiene muchas propiedades. Es un pescado rico en Omega 3, vitaminas del grupo B, yodo y hierro.

Todas estas características hacen del salmonete un pescado muy habitual en las cartas de los restaurantes con estrella michelín de nuestro país.

CURIOSIDAD: en el País Vasco también se le conoce como Barbadina.